5.2. Los procesos fabriles y la delegación de funciones.

En el video podemos identificar tres sistemas técnicos, los cuales se enlistan a continuación:

  • Persona – Producto
  • Persona – Máquina
  • Máquina – Producto

Algunos de los aspectos más importantes de los procesos fabriles son:

  • Se refiere a la producción de un producto o servicio con base a un plan general de producción.
  • Se caracteriza por la organización técnica del trabajo.
  • El diseño de producto divide la etapa de creación de la idea de la fabricación del producto.
  • Pone en juego conocimientos técnicos y científicos.
  • Se pretende realizar la producción a gran escala.
  • El objeto que se va a producir pasa por un estudio de factibilidad.
  • Se estandarizan procesos.

Los productos que encuentras en diversas tiendas de supermercados, como los de higiene personal, prendas de vestir, artefactos escolares e incluso los libros que usas en la escuela, se obtienen de una producción fabril. Todos ellos nacieron de una planeación que respondieron  a pruebas de factibilidad y eficiencia.

Los procesos fabriles son aquellos que se llevan a cabo en un establecimiento industrial, donde se realizan una serie de tareas diversas para transformar materia prima o un producto semielaborado en un producto terminado, utilizando maquinaria y equipos tecnológicos para reducir notablemente el tiempo y los costos de producción.

La industria es una de las bases más importantes de la economía mundial desde el siglo XIX y hasta nuestros días. No solo ha representado el origen de la riqueza de algunos empresarios, sino también es fuente de empleos y de circulación del dinero.

La industria se denomina pesada cuando se dedica a la extracción y transformación de materias primas, tales como el carbón, petróleo, hierro, etc. Es común que en esta industria se consuman cantidades importantes de materia prima y de energía, en fábricas de grandes dimensiones; ejemplos de estas industrias son la siderúrgica, la de extracción y la cementera.

La industria ligera se caracteriza porque trabaja directamente sobre la materia prima o los productos semielaborados para crear productos de consumo directo; como en la industria del mueble, de los alimentos y la textil.